lunes, 23 de marzo de 2015

Yo elijo... MEDICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA #EligeMFyC

Las últimas semanas los dos editores de ÀgoraMèdica, @jmestreslucero y yo misma (@irisalarconb), estamos inmersos en el proyecto #EligeMFyC. Algunas voces preguntan el por qué de una campaña como esta...

¿Por qué es necesario "publicitar" una especialidad?


En realidad, se trata de una pregunta con múltiples respuestas. En primer lugar, y esto a estas alturas del blog @agoramedica, ya lo sabéis... estoy enamorada de esta especialidad. Día tras día me siento más afortunada de poder ejercer la medicina desde este punto de vista. La Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC) no sólo nos permite seguir a la persona y su familia a lo largo de su historia, si no que nos permite (incluso diria que estamos obligados) a poner el acento en la parte social: el mundo que nos rodea y cómo nos afecta a nosotros y a las personas que deseamos ayudar, es una especialidad viva y conectada con el entorno.

Además, la MFyC nos permite trabajar en un gran abanico de posibilidades: urgencias y emergencias, asistencia a la cronicidad, técnicas y habilidades como cirugía menor, crioterapia, citologías... entre otras. Desarrollar nuestra capacidad de trabajar en un ambiente diferente al que nos es el habitual: salimos de las cuatro paredes de la consulta para atender a la persona en su domicilio (y en la calle, y en el restaurante donde comemos, en el "súper" donde hacemos la compra...). ¡La Medicina Familiar y Comunitaria NO TIENE LÍMITES! Cada profesional decide hasta donde quiere llegar y algunas de la características inherentes a un buen médico de familia son la polivalencia, capacidad resolutiva y adaptación. 

En segundo lugar, es necesario un proyecto como el de #EligeMFyC porque nuestra especialidad es poco conocida entre los estudiantes de medicina. Múltiples estudios desarrollados en la última década en diversos países europeos lo avalan. Un estudio(1) realizado en la Universidad de Barcelona en el 2010 mostraba que los estudiantes de medicina asocian una peor calidad de vida a las especialidades de Medicina Interna, Medicina Familiar y Comunitaria y Cirugía General y Digestiva. El mismo estudio señalaba que las tres especialidades peor consideradas, en relación al prestigio profesional, eran: Medicina Familiar y Comunitaria, Hidrología Médica y Bioquímica Clínica.

No se puede escoger aquello que no se conoce, y la Medicina Familiar y Comunitaria sigue siendo la gran desconocida sobre su verdadero campo de competencias y su traducción en el beneficio para la población y para el sistema sanitario. Es necesario, por tanto, mostrar a los estudiantes el verdadero potencial de la MFyC.

(1) Villena A, Escobar F, Téllez J.M. Acercar la Medicina de Familia al estudiante: una tarea de todos. Aten Primaria. 2010; 42(9):447-448



2 comentarios:

  1. No es un problema de desconocimiento es un problema de prestigio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario anónimo! La reflexión que tu planteas me parece muy interesante y creo que daría para una conversación larga dado que el debate sobre el prestigio vs desconocimiento es amplio y con muchos factores implicados. Mi opinión es que, una cosa va unida a la otra, como el "pez que se muerde la cola", o como diría mi amigo Jordi: "¿qué fue antes: el huevo o la gallina?". Cómo te digo, el prestigio de la MFyC y el conocimiento REAL de la misma van de la mano y es necesario trabajar en ambos conceptos para mejorar el futuro de nuestra profesión.
      De nuevo, muchas gracias por comentar, anónimo!

      Eliminar