martes, 1 de julio de 2014

V.I.P IRENE VEGANZONES, medicina de familia y docencia

Irene Veganzones llega a la entrevista con aire decidido. Destacan unos ojos azules y profundos que miran deseando descubrir los secretos más íntimos. Hemos conversado con Irene sobre la medicina de familia, la docencia en nuestra sociedad, el aprendizaje y la vida... ¡NO TE LO PIERDAS!


Irene Veganzones es especialista en medicina familiar y comunitaria desde hace un año. Además, trabaja en la acadmia AMIR desde hace 5 años, donde ha realizado varias tareas, entre ellas tutora, coordinadora de tutores y profesora.


Irene trabaja desde el año 2009 en la academia AMIR realizando varias tareas docente. Actualmente es la única especialista en medicina familiar y comunitaria que trabaja en la academia AMIR. En esta entrevista profundizamos con ella en la esfera docente del médico de familia.

ÁGORA MÉDICA: ¿Cómo comenzaste a trabajar en la academia AMIR?

IRENE VEGANZONES: Yo me preparé el examen MIR en esta academia. Durante la selección de tutores posterior al examen, mi tutora me recomendó a la Directora de Docencia y me seleccionaron como tutora de docencia.


ÁM: Después de dos años en la academia AMIR, primero como tutora y después como coordinadora de tutores de Barcelona, pasaste a ser coordinador de tutores a nivel estatal Nos dices que hay más de 30 tutores en toda España. ¿Qué es lo que hizo que te eligieran a ti entre todos los otros tutores para realizar la coordinación?

IV: Para realizar esta función se necesitaba a alguien que sobre todo pudiera unificar y homogeneizar las pautas y consejos que se daban desde las diferentes sedes para que todos los estudiantes recibieran la misma información según sus necesidades. Creo que mi capacidad de implicación y trabajo, además de los años de experiencia en la academia hicieron que consiguiera este trabajo. Soy una persona perfeccionista y entregada.. ¡me gusta que todo salga bien!


ÁM: ¿Qué es lo que más te gusta del mundo de la docencia?

IV: Recuerdo la preparación al MIR como una experiencia gratificante. Yo disfruté estudiando y quiero ayudar a los estudiantes en este proceso, que es difícil, pero que se puede vivir de forma positiva, dado que es una parte muy importante de la formación en medicina y comporta un crecimiento personal. Además, deseaba devolver de alguna forma aquello que la academia AMIR me había dado durante mis meses como estudiante.




"Necesitamos luchar y creer en las capacidades de cada uno"




ÁM: ¿Qué te aporta tu experiencia en formación a médicos en el día a día de tu trabajo asistencial?

IV: ¡CONOCER A LAS PERSONAS! En la academia hay muchos estudiantes con perfiles muy diferentes. TODOS ellos necesitan de nuestro análisis, dedicación e implicación. El proceso de acompañar a los estudiantes me ayuda a entender el comportamiento de las personas. Los estudiantes, como los pacientes, necesitan que nosotros analicemos de forma rápida y efectiva lo que necesitan y les demos los recursos para intentar mejorar su vida, ya sea en el estudio o en la salud. Me gusta reconocer sus puntos fuertes y sus limitaciones con el objetivo de sacar lo mejor de cada uno. 
Además, trabajar en AMIR me ha enseñado que nada es imposible: si crees que un cambio, por difícil que parezca llevarlo a cabo, es positivo, es necesario luchar con toda nuestra energía para conseguirlo: debemos luchar y creer en las capacidades de uno mismo.


AM: A parte de tu trabajo en la academia AMIR, realizas otras actividades docentes como charlas en institutos, conferencias informativas, talleres en jornadas de residentes... ¿Qué es lo que te motiva para dedicar parte de tu tiempo libre a estas actividades?

IV: Me gusta sentir que mi experiencia y aquello que yo comunico le puede servir a alguien... ¡eso es lo que intento!


"Los médicos de familia debemos creer que nuestra función como docentes es posible e imprescindible"


ÁM: La realidad es que la presencia de la Medicina Familiar y Comunitaria en las universidades es una tarea pendiente de la especialidad. Desde tu punto de vista, ¿cuales son los motivos de que esta presencia no esté consolidada?

IV: Existen varios motivos y todos ellos relacionados entre si: "es el pez que se muerde la cola". Por una parte, los médicos de familia en general tenemos un perfil menos docente e investigador y muy asistencial, hecho que hace que no nos interesemos tanto por estas funciones. Por otro lado, existe un motivo histórico que hace que las médicas hospitalarias tengan el monopolio de las universidades. En mi opinión, es un error que los estudiantes no conozcan en profundidad la MFyC, porque hace que los médicos, en general, estén desconectados de lo que le pasa al paciente fuera de su ámbito hospitalario.


ÁM: Con todo lo que explicas... ¿Crees que la MFyC tiene un futuro real en las universidades? 

IV: ¡Claro que sí! Per hace falta que los médicos de familia nos los creamos. Actualmente el perfil de médico de familia es diferente que el de hace unas décadas y, estoy segura, que las nuevas generaciones trabajaran en esta línea. De esta forma, todo el mundo se beneficiará. Los alumnos verán la medicina en toda su realidad, porque sin la MFiC no tienen un aprendizaje completo. Si la MFyC estuviera dentro del programa formativo universitario, los futuros médicos hospitalarios tendrían una visión global, y así el sistema funcionaria de forma más efectiva y todos trabajaríamos en red.


ÁM: ¿Qué proyectos de futuro relacionados con la docencia tienes?

IV: Continuar implicada en mi labor en la academia y me ilusiona pensar que algún día formaré parte de un equipo docente de atención primaria en una universidad.





Los aires de cambio llegan al Ágora Médica a través de una médico de familia joven interesada en la docencia. Gracias a médicos como Irene, la esperanza de una especialidad valorada y visible en todas las esferas parece más cerca. 
Os dejamos con una charla informativa que Irene hizo sobre la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria a futuros residentes hace unos meses.




1 comentario: