lunes, 17 de febrero de 2014

CUANDO ME DEJAS ENTRAR EN TU REINO

Post firmado por JORDI MESTRES LUCERO

Hacer domicilios es como entrar en el reino privado de tus pacientes, en ellos te enfrentas cara a cara con la realidad de mucha gente, con sus miedos, sus alegrías. Pasar de la puerta y entrar hasta el cabezal de su cama da tanto sentido a lo que hacemos, y te pone en tu sitio... ¡vaya que si te pone en tu sitio!

Visitar a alguien en pijama en su cama, con todas esas fotos mirándote a los ojos que son historia viva de tu paciente: con 40 años menos con sus hijos en brazo, o las fotos de sus nietos, o la celebración de 50 años de casado ya con su amor traspasado, la foto de sus padres en blanco y negro... toda sus historia en un segundo.

Entrar y que se disculpen por la humildad, tal vez por la pobreza, ¡cuanta pobreza! Nos creemos en la opulencia, pero cuanta gente queda que no puede poner la calefacción, simplemente porqué no tiene. Cuantos abuel@s solos, con la única compañía del botón rojo del teleasistencia. Cuantos en que te preguntas si esa noche cenarán... 
Otros custodiados por hijos, nietos y otros familiares preocupados, ¡qué afortunados!, en muchas ocasiones, por suerte, ves amor, compasión y sufrimiento por sus familiares. Hacer domicilios te da una idea de la realidad REAL, no de las estadísticas que nos dicen que todo va bien.

¡Entrar a un domicilio de un paciente es 
entrar en su reino privado!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada