martes, 10 de septiembre de 2013

¿AMIGOS O ENEMIGOS...? ¡EL PÚBLICO!

Post publicado por IRIS ALARCÓN

" Vengo para traerte todo el amor que en el camino encuentro.
Vengo para darte todo el cariño que en mí bolsa yo guadé ,
te lo daré ...
Seguiré . Bongo Botrako "

Hoy me gustaría hablar del PÚBLICO! Desde mi punto de vista, y también de muchos de los entendidos en comunicación oral, el público es una de las partes más importantes si no la más importante en nuestra presentación oral.


A menudo, cuando nos ponemos delante de nuestra audiencia los vemos como "el enemigo". Personas que nos mirarán fijamente y buscarán nuestro mínimo error... incluso hay gente que dice que nos los imaginemos desnudos para perder el miedo! Lo que, personalmente, me haría poner aún más nerviosa imaginándome todo de pechos y muslos ante mí ...

En realidad, el público es nuestro GRAN ALIADO! Es por ellos y hacia ellos que pasamos horas y horas repasando, ensayando... deseamos que nuestro mensaje les llegue y que lo disfruten. Por lo tanto, verlo como el amigo a quien explicar algo y no como el enemigo a ganar, es un punto muy importante.

En el momento en que tenemos que preparar una presentación, la primera pregunta que hay que hacernos es: ¿A QUIÉN VA DIRIGIDO? Saber a qué grupo de profesionales va dirigida nuestra exposición nos ayudará a elegir el nivel científico de la intervención, el ritmo y el tono del discurso. Si desde un principio nos adecuamos a sus necesidades, seguro que conseguiremos "atraparlos" más fácilmente. O no recuerdas a aquellos profesores de universidad que hablaban en un idioma irreconocible para nosotros?

Por otra parte, no podemos hacer que el público no exista! Básicamente porque están allí, si, ahí delante de nosotros. Miradlos e intente conectar con ellos. Cada uno tenemos nuestro estilo personal para conectar y lo irá desarrollando a medida que lo practique. Tengo compañeros que utilizan el humor para destensar el ambiente, otros que inician la presentación con algo impactante o bien que utilizan casos reales que hacen que el público se sienta del todo identificado con aquello de que hablaremos. Además, también os aconsejo que intentéis INTEGRAR a toda la audiencia. Si es un grupo pequeño de personas, puedes mirarlos una por una durante tu charla y si es un grupo muy grande, divide el espacio y ves mirando a estos sectores imaginarios que te has hecho. No los mires fijamente durante mucho rato, quizás hará que se incomoden! Pero si el tiempo suficiente para romper la barrera invisible que existe entre vosotros o, como le llaman, "el efecto tarima".

En toda presentación oral, nuestro objetivo debe ser el de COMPARTIR nuestros conocimientos con las personas que tenemos delante y ESTIMULAR su interés por el tema expuesto. Más allá de nuestro lucimiento personal, o bien el de superar este "trance" que nos ha tocado pasar, existe una relación casi de amor con nuestro público. Desear que entiendan, que pasen un buen rato, ser honestos y educados con ellos. Hay que encontrar el punto de equilibrio para no ir al extremo de posicionarnos como seres inferiores e inseguros, dado que esto nos llevará más estrés, ni en el extremo de marcar una distancia que haga que seamos gélidos, impasibles a lo que está pasando y a las reacciones que están teniendo.

Así pues, cuando comiences a preparar tu presentación oral, piensa en primer lugar en TU PÚBLICO! A quién va dirigido y qué necesitan ellos de ti. Preparar de esta forma tu exposición te asegurará un público entregado a lo que expliques .

No hay comentarios:

Publicar un comentario